Sebastião Salgado, el maestro del reportaje en blanco y negro

crédito foto: Taschen

“Empecé a usar una cámara con veintinueve años pero soy fotógrafo desde que tenía unos tres o cuatro años de edad”

El pasado veintitrés de octubre en el auditorio de Caixaforum Barcelona, tuve la gran oportunidad de asistir a una conferencia de este gran maestro de la fotografía.

Es un privilegio escuchar un maestro como este, maestro con mayúsculas. Un fotógrafo que nos conmueve con sus imágenes y que dignifica aquello que algunos consideran miseria, pero él lo cataloga como carencias. Fue al final de la conferencia, cuando permitió hacer unas preguntas y una asistente pregunto, ¿Sr. Salgado, le acusan de que hace estética de la miseria?, y fue cuando nos dio una lección a todos de lo que es la miseria humana, “yo fotografío personas que tienen carencias, que lo han perdido todo y que van con ilusión en busca de una nueva vida, miseria humana es morir solo y que nadie se acuerde de ti en quince días, y eso ha pasado recientemente  en la escalera de mi estudio de Paris con una señora de edad avanzada”.

Su presentación, me dejo boquiabierto, empezó por decirnos que veríamos unas doscientas cincuenta fotografías de sus trabajos de casi toda su trayectoria, y comento que como estaban expuestas a un doscientos cincuentavo de segundo, veríamos un segundo de su vida, brillante reflexión.  

Pero si algo comparto con sebastião, y también con alguien que dice algo parecido, que es Tino Soriano, es que el empezó a disparar su cámara con veintinueve años, pero que fue toda su vida fotógrafo, porque retenía en su memoria aquellas imágenes que le emocionaban, y que le emocionaban tanto que alguna vez había llegado a llorar por el gran espectáculo que tenía el privilegio de estar contemplando. Nos hizo viajar con su relato a una hacienda Brasileña, cercana a la selva amazónica, y ver aquellas nubes, aquellos bosques y aquellos ríos, y la luz jugando con todo ello, yo pude verlo según lo relataba, lo que le hace ser un gran orador, además de un gran fotógrafo.

Las personas humildes que he conocido en el mundo de la fotografía, siempre han sido las que más me han emocionado con sus fotos y este es un caso, su mirada es limpia, como su corazón.

Su trabajo Génesis lo podréis ver en Caixaforum Barcelona hasta el 8 de febrero de 2015, es un regalo para la vista y para vuestros sentimientos, no dejéis de verlo y disfrutarlo.  

Deja tu comentario, gracias.

A %d blogueros les gusta esto: