raimon moreno

la fotografía es mi memoria y el reflejo de mis sueños

Tania, la hija del sol y de la luna

El popular monstruo del Lago Ness, Nessie, que durante siglos ha alimentado la leyenda en Escocia, podría ser en realidad una anguila europea gigante.

Las anguilas europeas tardan de seis meses a un año en llegar al mar de los Sargazos a desovar, recorriendo muchísimos kilómetros diarios, en ocasiones cincuenta al día y ya nunca más volverán. Las anguilas que nacen allí, vienen a Europa, para remontar los ríos y reproducirse cuando son adultas a partir de los diez años, llegando incluso a los veinte, que es cuando inician el regreso a Sargazos para hacerlo.

Posiblemente sea el animal de este planeta que recorre más kilómetros, cruzando el Océano Atlántico, demostrando una gran tenacidad y fuerza para conseguirlo.

Algunas leyendas Celtas, las mencionan, y se decía que algunas conseguían transformase en armas poderosas, y a raíz de eso se relaciona a este animal con la adaptabilidad y la protección.

Una leyenda de la Polinesia cuenta…

«…Hina, hija del Sol y de la Luna, era una mujer que le gustaba bañarse con anguilas, un día una de ellas se transformó en un hombre joven y ella lo tomó como su amante.

Después de un tiempo de estar juntos, la anguila le dijo a Hina que habría un aguacero al día siguiente, que le cortara la cabeza, la enterrase y que después visitara con frecuencia el lugar donde la había enterrado. Hina lo visitaba todos los días hasta que de ahí creció la primera palmera de cocos.» 

Tania es tenaz, alegre, escurridiza como las anguilas que captura cada día, con una fortaleza que le hace brillar de una forma especial, en medio de esa majestuosa Ria de Vigo.

Con una sonrisa permanente y brillo en su mirada, nos relata como si de un cuento se tratara, en que consiste su día a día. A veces al calor del sol, a veces al color de la luna, dependiendo de las mareas, navega deslizándose por aguas cristalinas, acumulando vivencias, bonitas historias, grandes momentos, que han hecho de ella una gran mujer.

Navegar con Tania por la Ria, ha sido una experiencia que siempre recordaremos y que guardaremos en nuestro corazón, porque un trocito de él se quedó con ella. Hija del sol y de la luna, gracias por este bonito regalo, y que los vientos del Norte siempre te sean favorables.

Nuestro agradecimiento a Rita Míguez de la Iglesia de ANMUPESCA, por ser quien nos habló de Tania, y nos puso en contacto con ella, y a Rita Vidal, de Amarcarril, que a su vez, fue quien nos puso en contacto con Rita Miguez, gracias a las dos y «moitos bicos».

A %d blogueros les gusta esto: